≡ Menu

Tiburón tigre

Image

Denominación

El tiburón tigre, denominado científicamente Galeocerdo cuvier, es una especie de elasmobranquio (“plano”) carcarriniforme (“hocico alargado”) de la familia Carcharhinidae, muy común en la familia de los tiburones. El apelativo de tigre se debe a sus rayas oscuras el dorso y costados, similar al felino.

Vive en aguas templadas y cálidas de todos los océanos. Se trata del único representante del género Galeocerdo (“tiburón astuto”).

Descripción

El tiburón tigre tiene un cuerpo  muy corpulento, más delgado cerca de la aleta caudal. Su peso ronda de 1,5 a 2 toneladas, y su longitud sobre los 5 m. Sus aletas delanteras son anchas y se caracterizan por su forma de hoz; en cambio, tiene muy desarrollada su aleta dorsal, que es alargada ya acabada en punta; las posteriores son pequeñas y la anal tiene forma singular de quilla.

Su cabeza, bastante aplastada, es rectangular, de morro chato y de enorme boca. A diferencia de otros tiburones, tiene unos ojos grandes, además de alargados orificios nasales, que están muy cerca de los ojos. Cuenta con unos dientes grandes, afilados, con forma de gancho y aserrados; estos le facilita romper huesos de animales grandes y caparazones de tortugas. Les crecen en caso de pérdida.

El tiburón tigre adulto suele pesar de 400 a 640 kg, llegando algunos ejemplares hasta más de 800 kg. La longitud media de su cuerpo es de 4 m, a excepción de pocos ejemplares de más de 7 m.

Con la edad, las características rayas tigresas de su piel van despareciendo, y su color base, que varía del azul al verde, le ayuda a camuflarse para atacar por debajo a sus presas. Su cara y vientre son blancos.

Alimentación

El tiburón tigre es de los más omnívoros de todos; es decir, se atreve con todo tipo de peces óseos, desde los pequeños hasta los grandes; también se alimenta de calamares, gasterópodos, crustáceos, tortugas y serpientes marinas. En su dieta también entran aves y mamíferos marinos (como delfines), y, en algunos casos, otros tiburones.

Hábitat y comportamiento

El proceso para cazar es consiste en detectar a la presa, rodearla, seguirla formando círculos, acercarse para tocarla con el hocico y, finalmente, apresarla. Es un animal que vive y caza en solitario, especialmente por la noche, aprovechando la falta de luz solar; muy sigiloso, capta con facilidad las ondas de presión de baja frecuencia, lo que le beneficia para detectar sus presas hasta en aguas turbias. Esto, junto con su excelente visión y su agudísimo olfato, lo convierte en un eficaz depredador.

Al igual que la mayoría de los grandes tiburones, es ovovivíparo. Las crías nacen entre 30 y 50 ejemplares, aunque hay registros de hasta 80, midiendo máximo 75 cm al nacer. Tiene un crecimiento lento, por lo que tarda en madurar: alrededor de los 5 años y la madurez no llega hasta los 4-6 años. Su longevidad puede llegar hasta los 50 años.

La hembra del tiburón sólo se aparea una vez cada tres años, entre marzo y mayo, pariendo a los 16 meses. Ambos sexos son polígamos, Se sabe que, después del cortejo,  el macho inserta el esperma en la cloaca de la hembra, mordiéndola para mantenerla inmóvil.

Vive, principalmente, en las aguas tropicales de Oceanía y del sureste asiático, además de las aguas costeras de todo el Golfo Pérsico, el Océano Índico y el Mar Rojo. También habita en la costa del océano Pacífico, desde el sur de California hasta el norte de Chile;  en el océano Atlántico se concentra sobre todo en el Mar Caribe y el Golfo de México. En el continente africano, el tiburón tigre habita desde el Golfo de Guinea hasta Marruecos y Canarias. No está en el Mediterráneo, con la excepción de algunos individuos del Golfo de Cádiz y el Estrecho de Gibraltar.

Aunque es capturado por afición y para elaborar como aceite de hígado, sopa de aletas de tiburón y cuero, no está en total peligro de extinción. Sin embargo, es importante tener su protección ante la amenaza de cazadores de trofeos.

Hay pocos individuos en acuarios públicos, pero esto demuestra su buena aptitud hacia los humanos, a pesar de su peligrosidad cuando ataca. Aunque favorece su estudio, la cautividad afecta a su desarrollo y bienestar, pues tardan en comer y adaptarse a su nuevo hábitat.

Next post:

Previous post: