≡ Menu

Tiburón Pigmeo

tiburon pigmeo

El tiburón pigmeo es la segunda más pequeña de todas las especies de tiburones después del enano dalatiidae, y es el único miembro de la familia de los del género Euprotomicrus.

Su longitud es de hasta unos 25 centímetros (10 pulgadas) para las hembras y alrededor de 22 centímetros (8,7 pulgadas) para los machos.

Sobre los tiburones pigmeos

Los tiburones Pigmeo son un tipo de tiburones ovovivíparos y producen alrededor de 8 crías en cada camada.

Curiosidad: El tiburón pigmeo utiliza luces para ocultarse

Esto parece ir en contra de toda lógica, pero, según un nuevo estudio realizado recientemente, el tiburón pigmeo tiene como camuflaje el iluminarse en la oscuridad.

La investigación además, podría ayudar a comprender uno de los mayores misterios de la evolución de los tiburones: el origen de su luminosidad.

Más del 10% de las especies de tiburones son luminiscentes, dice la autora del estudio, Julien Claes.

Sin embargo, la bio-luminisciencia sigue siendo una de las grandes incógnitas de la biología de los tiburones, añade la bióloga de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica.

El tiburón pigmeo, de unos 15 centímetros, es uno de los más pequeños en el mundo y según el estudio, su luz azul le ayuda a mezclarse en las profundidades del océano.

Si nada en aguas azules, visto desde abajo, crea una sombra delante de la luz azul proveniente de la superficie, dice el co-autor del estudio, Jérôme Mallefet. Si se produce la misma luz azul, desaparece, ya no se ve más que la sombra, añade.

Los tiburones luminosos

Algunos estudios anteriores revelaron que tres hormonas (melatonina, prolactina, y alfa MSH) controlan la emisión de luz en otras especies de tiburones como el tiburón linterna.

Además de ser capaces de brillar continuamente, los tiburones linterna, un tiburón de aproximadamente 60 centímetros, puede iluminar las áreas de piel en ráfagas cortas.

Por ejemplo, machos y hembras se reconocen mutuamente en la oscuridad viendo sus órganos sexuales, dice Mallefet. Los machos utilizan las luces en períodos más cortos de tiempo.

Los investigadores inyectaron tres hormonas y neurotransmisores que controlan la bio-luminescencia en muestras de piel de tiburón pigmeo para averiguar si esta especie y la especie de tiburones linterna regulan el brillo de la misma manera.

Los resultados mostraron que en ambas especies la melatonina produce un brillo constante y el alfa MSH la apaga. También señalaron que los neurotransmisores no tuvieron ningún efecto en estas especies.

Sin embargo, la prolactina, que produce ráfagas de luz en los tiburones linterna, hace que los órganos del tiburón pigmeo se apaguen.

El equipo llegó a la conclusión de que el tiburón pigmeo no puede brillar en pequeñas ráfagas, por lo tanto, se ilumina sólo para el camuflaje.

La evolución del tiburón pigmeo

Estos dos tiburones de los que hablamos en el artículo pertenecen a las dos únicas familias conocidas de tiburones que se iluminan, el hecho de que ambos utilizan las mismas hormonas indica que la evolución de la bio-luminescencia en los tiburones es única.

Sin embargo, el sistema del tiburón pigmeo es más simple, lo cual sugiere que esta especie se acerca más al primer antepasado de la habilidad de los tiburones para emitir luz.

Los tiburones linterna, sin embargo, parecen estar relacionados con las especies que posteriormente desarrollaron un sistema de iluminación, ya que el mismo es  más complejo y tiene más funciones, como la de reconocimiento.

El brillo de estos tiburones tenía más funciones que solo el camuflaje, dice Mallefet, ya que también les sirve para comunicarse y parecen controlarlo.

Aunque el estudio revela cómo la bioluminiscencia se activa, no queda claro qué sustancia es la que los hace brillar. Hasta ahora, parece que los órganos emisores de luz contienen bacterias u otros químicos, como en el caso de otros animales capaces de brillar.

Es un misterio, quizás es algo completamente nuevo en el mundo de los animales, dice Mallefet, y debe seguir investigándose.