≡ Menu

Tiburón de siete branquias

tiburon de siete branquias

De la familia de Hexanchidae, el tiburón de siete branquias (Heptranchias Perlo) es un tiburón de aguas profundas y que además es único en su especie. La razón es debido a que al contrario de la mayoría de los tiburones que poseen entre 5 a 6 branquias, tal como su nombre lo indica este tiburón tiene 7 y de hecho se dice que guarda cierto parecido con tiburones de épocas más primitivas.

Este tiburón es de forma alargada con una longitud de hasta 1,50 metros como máximo, su cabeza es estrecha al igual que su hocico, tiene ojos saltones y posee un color marrón-gris claro en su parte superior mientras en el vientre es más claro.  En la parte inferior de su mandíbula  tiene cinco filas de dientes grandes y afilados y posee una sola aleta dorsal pequeña.

Difícilmente es visto en las superficies del mar, por lo general este tiburón se encuentra más hacia las profundidades del mar alcanzando hasta los 1000 metros de profundidad, lo más arriba que se puede encontrar es a los 300 metros. Suele habitar los mares templados o tropicales excepto en el área del Pacifico Norte oriental.

Dado a la forma de su mandíbula y dientes, se le considera un depredador excelente con una dieta amplia desde peces, crustáceos, calamares hasta tiburones más pequeños. Sin embargo, dado que mantiene similitudes con especies de seis branquias puede competir con ellas en su habitad por la comida.

Como ocurre en otras especies de tiburones, en este caso la hembra del  tiburón de siete branquias es más grande que el macho  y llega a su madurez cuando alcanzan los 90 a 100 cm mientras que el macho llega a la madurez al medir entre 75 a 80 cm.

Su reproducción es anual, aunque poco se sabe de su tiempo de gestación o intervalo de reproducción sí se sabe que al nacer  pueden llegar a medir 20 cm de largo y que cada camada puede llegar a tener entre 6 a 15 crías. Aunque es una especie que se considera solitaria puede llegar a congregarse con otros de su especie.

Dado que habita en las profundidades no suele representar una amenaza para los seres humanos. Más aun por ser un animal de aguas profundas no suele ser cazado, pero si ha llegado a ser pescado de forma accidental por pescadores de aguas profundas que buscan otras especies. Su carne aparentemente es venenosa debido a que tiene fuertes efectos laxantes  por lo que no se come sin embargo, hay lugares donde ha llegado a ser pescado y con un tratamiento realizado a su carne puede ser consumida.

El tiburón de siete branquias está catalogado como una especie “casi amenazada” según la Lista Roja de la IUCN.

Al saberse poco de su ciclo reproductivo no se puede monitorear de forma adecuada la disminución de la especie, por lo que podría llegar a ser fácilmente una especie en peligro de extinción ya que se cree que su reproducción es baja.