≡ Menu

Tiburón cebra

tiburon cebra

El tiburón cebra o Stegostoma fasciatum, es un elasmobranquio orectolobiforme, y el único miembro de la familia stegostomatidae. Es un espécimen cuya piel es de un color marrón amarillento (similar al color crema obscuro) que habita en el océano índigo y en la parte sudoccidental del océano pacifico.

Su nombre proviene del hecho de que durante sus primeros años de vida tiene franjas blanquecinas o amarillentas en su cuerpo, mientas que la mayoría de su cuerpo es de un tono marrón obscuro casi negro (como una cebra inversa) En su edad más madura los colores de su piel cambian por completo, la mayoría de su piel se vuelve marrón amarillenta, y sobre ella aparecen unos puntos negros.

Esta especie llega a medir hasta tres metros y medio, pero pese a su gran tamaño es inofensiva para los seres humanos. Suele haber ejemplares de tiburón cebra en los acuarios, y además es común que en las excursiones de buceo se visite a este ejemplar.

Es un tiburón nocturno, durante el día se ubica en el fondo del mar sin moverse. Su color de piel hace que sea muy difícil de ver en el fondo del mar, gracias a ello mientras duerme no es tan vulnerable.

Durante las noches se alimenta de moluscos, crustáceos, y algunos peces de poco tamaño, que caza sin mucho esfuerzo. En caso de que el alimento no pueda ser alcanzado con gran facilidad el tiburón cebra procede a inspeccionar los huecos de los arrecifes, en los cuales se puede llegar a alimentar de algún espécimen poco común en su dieta, como las serpientes marinas.

Tiene una cabeza ancha y aplanada -la cual es funcional para escarbar en los fondos del mar durante la búsqueda de alimento- su cola ocupa casi todo su cuerpo y tiene músculos laterales realmente poderosos. Además, sus orificios nasales son de gran tamaño, sus ojos son muy pequeños y están ubicados a los lados de su cabeza, y tiene espiráculos que llevan agua a sus branquias, las cuales están ubicadas detrás de sus ojos.

Es un nadador bastante lento, pero escurridizo. No persigue sus presas, solo las arrincona en pequeños espacios, y usa su gran cuerpo flexible para evitar que estas puedan escapar.

Su mandíbula se encuentra en la parte ventral de su cabeza. Esta tiene la característica especial de poder ser retractada hacia el interior, lo cual hace que el tiburón se vuelva más aerodinámico.  A pesar de que al colocar su mandíbula en esa forma logra nadar a mayor velocidad, sigue siendo un espécimen lento, pero esa velocidad extra puede ser vital cuando escapa de depredadores, y durante la caza de presas.

Suele ser una especie solitaria, pero durante las épocas de apareamiento se forman grupos conformados por numerosos tiburones cebra. Es una especie ovípara, las hembras depositan varias docenas de huevos en las estructuras que se forman debajo del mar usando filamentos adhesivos. Estas fibras vellosas adhesivas forman sacos de colores obscuros de 20 cm de largo, que sujetan los huevos a las corales o algas, para evitar que floten.

Se considera al tiburón cebra una especie vulnerable debido a la caza comercial, suelen ser cazados por su carne, sus aletas y para extraer aceite de su hígado. También resaltar por ser uno de los pocos tiburones en los que ha sido visto la partenogénesis, ya que algunos casos aislados de esta especie se han reproducidos las hembras sin necesidad de tiburones machos.