≡ Menu

Tiburón anguila

tiburon anguila

Su nombre científico es Chlamydoselachus anguineus y es parte de la familia de los Chlamydoselachus, su nombre coloquial viene del hecho que este tiburón se asemeja a una anguila o serpiente de agua. De acuerdo a los estudios que se le han realizado se dice que el tiburón anguila mantiene sus características prácticamente intactas desde tiempos prehistóricos. Precisamente estas características tan antiguas le han dado el nombre de “fósil viviente”

Puede llegar a medir 2 metros de largo y suelen ser de color gris o marrón oscuro. Tiene aletas posteriores grandes y una aleta dorsal pequeña. La forma de su hocico es ancha y plana, su mandíbula es grande teniendo alrededor de 300 dientes en 25 filas lo que hace pensar que es difícil que algo pueda escapar de sus dientes una vez que es atrapado.

Es una especie extremadamente rara debido a que habita las profundidades del mar alcanzando hasta los 1200 metros de profundidad, pero se cree que habita en todos los océanos.

Es ovivíparo, pudiendo tener entre 3 a 15 crías. Aunque no se tiene claro el intervalo de reproducción se sabe que la gestación puede llegar a durar hasta 2 años. Una vez que nacen miden de 40 a 60 cm de largo.

Por lo grande de su mandíbula y la forma de sus dientes tiene una dieta que contempla desde calamares hasta peces o tiburones de menor tamaño y gracias a esa misma forma puede llegar a tragarse presas que midan hasta la mitad de su tamaño.

El tiburón anguila es un cazador activo y fuerte, gracias a la forma de su cuerpo, color y posición de las aletas se puede camuflajear y mover rápidamente para abalanzarse sobre su presa. Se sabe que nada con la boca abierta lo que seguramente funciona como un mecanismo para confundir a sus presas por lo llamativo de sus dientes.

Se cree que la especie se acerca más a la superficie durante las noches para cazar mejor y durante el día permanece en las profundidades.

En la Lista roja de la IUCN se encuentra como “casi amenazado” no es una especie que suela ser pescada sin embargo,  puede ser víctima de la pesca sobre todo por arrastre.  Aunque no se come sí es usado para hacer harina de pescado.

La especie difícilmente puede sobrevivir en cautiverio, las pocas que se han tenido así para su estudio no logran vivir mucho tiempo, pero observarlas en su habitad es una tarea difícil.  Otras especies que se han descubiertas muertas has servido para estudiar un poco más de que se alimentan.

Por vivir en aguas profundas muchas de sus características no están muy claras aun, así como tampoco se sabe con exactitud cuánto puede repercutir la pesca accidental sobre la especie. Otra consideración que se tiene es que al ser una especie tan antigua y no haber evolucionado tanto desde hace miles de años cómo será posible que la especie pueda adaptarse a todos los cambios climáticos y contaminación que sufren los mares, lo cierto es que aún queda mucho por descubrir sobre el tiburón anguila.