≡ Menu

Tiburón ángel

angelote

El tiburón ángel, especie de tiburones también llamado: angelote o monje (por su parecido con las capuchas de los monjes) es un tiburón de la familia Squatina squatina. Estos tiburones son de cuerpo alargado, ancho y grueso, además poseen unos dientes pequeños y filosos pero que son bastante potentes.

El angelote, tiene una mayor semejanza con las rayas que con los mismos tiburones, esto se debe a su forma aplanada producto del ensanchamiento en la aleta pectoral y pélvica. Depende de la edad su coloración puede variar, por ejemplo los tiburones ángel jóvenes tienen una coloración más clara con una red de manchas oscuras o puntos blancos sin embargo, en general los colores de esta especie van desde un gris-rojizo hasta un verde-marrón.

Sus colores característicos le permiten camuflajearse con el suelo marino para así poder cazar a sus presas, ya que se alimenta principalmente de peces que viven en el fondo marino, pero también se puede alimentar de algunos invertebrados.

Los tiburones ángel son cazadores nocturnos, por lo que durante el día permanecen quietos, casi enterrados en el suelo marino, manteniendo solo sus ojos al descubierto. Estos ojos son redondos y se posicionan en una hendidura vertical que le permiten tener una visión integral, favoreciendo su actividad como depredador en la oscuridad.

Pueden llegar a medir hasta unos 244 cm de largo, siendo la hembra un poco más grande que el macho. Estos tiburones son ovovivíparos, lo que quiere decir que aunque nacen de huevos, los mismos permanecen dentro de la hembra hasta que el embrión se desarrolla totalmente. La gestación puede llegar a durar entre 8 a 10 meses y las crías llegan a medir entre 24 a 30 cm, pudiendo tener en cada camada hasta 25 crías.

El habitat y la relación del tiburón ángel con los humanos:

El tiburón ángel se puede situar en las costas hasta unos 150 m de profundidad, prefiriendo además las aguas templadas y arena. Geográficamente se encontraba inicialmente en la franja del noreste del Atlántico, el mar Mediterráneo y las islas Canarias. Sin embargo, estos tiburones debido a su proximidad a las costas a menudo son víctimas de la pesca de arrastre y consumo humano desde épocas de la antigua Grecia, puesto que de él se puede obtener el aceite de tiburón y lo que se conoce como harina de pescado. Esta actividad ha causado que la especie disminuya de manera notable llegando a considerarse extinta en el área del mar Mediterráneo y el norte del Atlántico, aunque sí se pueden encontrar poblaciones de estos tiburones alrededor de las islas Canarias.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) decretó a esta especie en peligro crítico de extinción, lo que ha llevado a protegerla dentro de las islas Baleares que vienen a ser reservas marinas, donde está prohibida cualquier actividad de pesca.

El tiburón ángel es considerado poco agresivo o no agresivo hacia los humanos, a menos que llegue ser molestado, en cuyo caso puede llegar a morder y la mordedura puede ser severa.